Colgate Kids
Comprar ahora

Consejos Colgate

Consejos Colgate

Detalles que marcan la diferencia al cepillarse

Todos saben que el correcto cepillado de los dientes es la mejor manera de evitar caries, la formación de placa y sarro, entre otros problemas de los dientes y la cavidad bucal. Algunos factores son esenciales, como la elección de una crema dental de excelente calidad y de un cepillo adecuado, pero algunos pequeños detalles también influyen bastante sobre el resultado final.

Los dientes deben cepillarse como mínimo tres veces al día, sobre todo después de cada comida y antes de irse a dormir.

El tiempo de cepillado no debe ser inferior a dos minutos. Parece mucho tiempo, cuando se mira el reloj, pero es un tiempo muy bien aprovechado en relación a los beneficios que proporciona a la salud.

Antes del cepillado, pase hilo dental entre todos los dientes, para retirar restos de alimentos y evitar la formación de sarro.

Todos los dientes deben cepillarse bien, uno a uno, por fuera, por dentro y por arriba, con suavidad y atención. Lo ideal es adoptar un método, el cual termine por convertirse en una rutina. Por ejemplo, comience a cepillarse por la parte delantera de los dientes, después continúe por la parte de abajo y, en seguida, cepille las partes internas y las áreas de masticación de los molares. Para finalizar, cepíllese las mejillas y la lengua, para eliminar el máximo posible de bacterias que causan mal aliento.

El cepillo debe colocarse en un ángulo de 45 grados, y usarse con movimientos verticales, desde la encía hacia la punta del diente, siempre con suavidad. La parte interior de los dientes y los molares deben cepillarse con movimientos circulares.

El cepillo más recomendado por los dentistas es el de cerdas blandas y de cabeza menor, para alcanzar todas las áreas de los dientes, incluso los posteriores. Se recomienda cambiar el cepillo cada tres meses, o cuando las cerdas comiencen a torcerse.


La pasta dental de uso diario debe contener la concentración ideal de flúor. Para los niños, la concentración recomendada de flúor activo debe ser entre 1.000 ppm y 1.500 ppm (partes por millón), información que tiene que estar impresa en el empaque.

La cantidad de pasta dental usada para cepillar los dientes de bebés y niños: debe ser la equivalente a un grano de arroz crudo para menores. Dos granos cuando el niño ya tiene por lo menos ocho dientes en la parte frontal y del tamaño de un guisante cuando nacen los dientes posteriores. Es importante supervisar que el niño no ingiera la crema dental mientras se cepilla.

Por último, nunca se olvide de que se recomienda visitar al dentista dos veces al año.